Estados Alternados. Estados alterados. Nuevos modos de mirar-se.
Hervir la sangre, querer correr, tirarse al vacío y rebotar en un trampolín eterno e incansable. Nunca dejar de jugar, ni de reír. Aprender a gritar bien fuerte la palabra libertad y ser, en definitiva, libres. Pero sobre todo aprender a estar presentes entendiendo esa presencia cómo un compromiso con el mundo.

Muestra del taller Acción y Edición 2018 coordinado por Lucía Galli.